Mensajes en la piel

Recupero un texto del New Yorker que se refiere al viaje que llevó a cabo Arkady Bronnikov (experto criminalista del Ministerio de Interior soviético) para conocer las prisiones de Siberia y los Urales. Desde mediados de los años 60 hasta entrados los 80, este funcionario fotografió los cuerpos tatuados de los reclusos y se entrevistó con ellos para descubrir los códigos que estaban grabados en sus epidermis. Bronnikov reunió hasta 9000 fotografías, gracias a las que aprendió, por ejemplo, que el tatuaje de una iglesia identificaba a un ladrón o una serpiente rodeando el cuello delataba una adicción a las drogas. En la actualidad la Galería Grimaldi Gavin de Londres expone parte de estas instantáneas que durante varios años fueron tan útiles para la policía rusa. 

Bronnikov-Tattoos-03-690

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s